miércoles, 3 de julio de 2013

La Virgen del Camino

Escultura de La Virgen del Camino. Foto: absolut-cuba.com
(www.miscelaneasdecuba.net).-El pasado jueves 29 de mayo, aproximadamente a las cuatro de la tarde, cuando pasaba  en un carro por la rotonda de la Virgen del Camino, en San Miguel del Padrón, me llamó la atención que   hubiese varias decenas de personas  alrededor de la estatua de la Virgen, y muchos policías que la habían rodeado con cintas amarillas.  
No pude bajarme del carro para averiguar qué había pasado porque en ese momento tenía  enyesada la pierna izquierda, producto de una fractura en la rodilla.
Como soy curiosa, comencé a indagar. Resulta que a los pies de la virgen habían encontrado un feto. Aquello me causó mucha impresión. De  momento, no quise creerlo.
Se comenta que quien colocó el feto junto a la Virgen fue una mujer que era maltratada físicamente por su esposo. El día de los hechos le había propinado una golpiza  que la hizo abortar.
Otros dicen que el feto ya formado fue entregado como ofrenda a la virgen.
La historia de la Virgen del Camino se remonta a la segunda mitad del siglo  XVI, cuando se fundó un pequeño asentamiento que se llamó Luyanó. A la derecha del río Luyanó había una encrucijada formada  por los caminos que conducían a los actuales municipios de Regla y Guanabacoa: el Camino Real de Güines, que en la actualidad se llama Calzada de Güines, y el Camino General de la Isla o Camino de Cuba, hoy llamado  Calzada de San Miguel del Padrón.
En  1946, la prioridad en los proyectos urbanísticos ejecutados por el ministro de Obras Públicas del gobierno de Ramón Grau San Martín fue hacer una red de avenidas que enlazaría diversos puntos de la capital.
Así se produjo la vinculación de Luyanó con la Vía Blanca y la Calzada de San Miguel. Esto trajo como consecuencia la demolición de una gran cantidad de edificaciones y la desecación de una parte del río.
Al centro de estos puntos se hizo una rotonda, donde fue colocada una glorieta, dentro de ella una fuente, y  una estatua  que le fue encargada a la escultora Rita Longa.  Seria la escultura de la Virgen del Camino, concebida de forma alegórica.
La obra ganó rápidamente merecida fama. Hoy es una de las obras de escultura ambiental más importantes del país.
A pesar de que la estatua no representa a ninguna de las vírgenes reconocidas por la iglesia católica, la religiosidad popular le atribuye poderes milagrosos. Diariamente, devotos de distintas religiones le dejan ofrendas, velas, y flores y le hacen promesas  para que les abra sus caminos. 
La Virgen del Camino, a pesar de su importancia para las vías de comunicación de la capital,  no ha sido muy tenida en cuenta por los historiadores y los periodistas de la radio y la  televisión. Los funcionarios del Poder Popular y el  PCC del municipio San Miguel del Padrón jamás han festejado su creación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada